¿Es necesario un encoder IP69K?

 

Sergi Ferrer, Ingeniero Mecánico de Hohner Automáticos SL.

El encoder es un sensor de precisión utilizado para el control de posición, velocidad o aceleración en sistemas de automatización industrial. Podemos encontrar encoders en multitud de sectores industriales: elevación, packaging, médico, eólico, textil, siderúrgico, grúas…

Para la mayoría de aplicaciones podemos afirmar que no son necesarios encoders con la clasificación de protección IP69K. Los principales fabricantes de encoders ofrecen productos de altas prestaciones con grados de protección IP65 y IP67, los cuales los hacen aptos para soportar la mayoría de ambientes agresivos que se dan en la industria.

Pero existen sectores industriales, como la Industria Alimentaria, en los que los equipos deben ser capaces de soportar lavados a alta presión/vapor, además de ser resistentes a diferentes agentes de limpieza y cumplir con los requisitos de diseño higiénico. En estos casos, es preciso utilizar encoders con el grado de protección más elevado IP69K y a su vez proporcionar una solución que cumpla con los requisitos del sector.

Grados de Protección IP

Los grados de protección IP hacen referencia a la normativa internacional IEC 60529, que indica el nivel de protección de los equipos eléctricos o electrónicos frente a la entrada de agentes externos: polvo o agua. El primer dígito informa sobre la protección del equipo frente a la entrada de elementos sólidos, siendo “1” (protección contra objetos grandes) y “6” (protección contra partículas de polvo pequeñas). De manera similar, el segundo dígito hace referencia a la protección del equipo frente a la entrada de líquidos, siendo “1” (protección contra la caída de agua) y “8” (inmersión prolongada). Como norma general, podemos afirmar que cuanto más alto es el grado IP, más protegido y aislado está el equipo frente a la entrada de agentes externos.

Sin embargo, se observó que la calificación más restrictiva, IP68, no contemplaba la limpieza a presión sobre los equipos empleados en el sector alimentario. Por ello, el estándar alemán DIN 40050-9 generó la nueva clasificación IP69K que establece unos criterios de ensayo regulados.

 

Ensayo IP69K

Para obtener la clasificación IP69K los productos deben resistir un ensayo de limpieza a presión. La prueba consiste en rociar el producto con agua a 80ºC con una presión de 80 a 100 bar y un caudal de 14 a 16 l/m, con una boquilla colocada entre 25 y 175 mm, en diferentes ángulos (0º, 30º, 60º y 90º) durante 30 segundos para cada posición.

Los encoders SERIE 10K de Hohner Automáticos cuentan con la clasificación de protección IP69K. Realizados en acero inoxidable AISI316, incluyen un retén especialmente diseñado que garantiza la máxima protección frente a aparatos de limpieza a alta presión, y poseen la certificación ECOLAB (resistente a detergentes y desinfectantes agresivos). Además, la Serie 10K incluye el marcado láser y está diseñada según los criterios EHEDG (European Hygienic Engineering & Design Group).

Los encoders IP69K son ideales para su uso en todo tipo de aplicaciones en la Industria Alimentaria: Embotellado de alimentos y bebidas, cintas transportadoras, maquinaria de etiquetado…

Hohner Automáticos es líder en España en la fabricación y comercialización de encoders ópticos -incrementales y absolutos-, encoders magnéticos, dispositivos de medida lineal y accesorios. Desde su sede central en Breda (Girona), está presente en más de 30 países y se especializa en ofrecer soluciones a medida adaptadas a las necesidades de cada cliente.

Consulte más información sobre las soluciones IP69K de Hohner Automáticos en: http://www.encoderhohner.com/es/ip69k-encoders/

 

Sergi Ferrer, Ingeniero Mecánico de Hohner Automáticos SL

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *