Rodamientos plásticos de bolas contra rodamientos metálicos en un test con agua salada

El ganador de este enfrentamiento fue el rodamiento plástico xiros que, entre otras características, es un 60 % más ligero y un 40 % más económico que los rodamientos metálicos.

En Colonia, la empresa igus dispone del mayor laboratorio de pruebas para plásticos en movimiento donde realiza más de 12.000 tests tribológicos al año bajo condiciones reales con el fin de investigar el comportamiento de los materiales en una gran variedad de entornos. En este test se comparó el efecto que el agua salada ejercía en un soporte con rodamiento plástico de bolas y un soporte con rodamientos metálicos. El resultado fue contundente a favor de los rodamientos plásticos.

Los ingenieros del laboratorio de pruebas de igus llenaron un recipiente con agua de mar y la calentaron a 80 ºC. A continuación, introdujeron los dos rodamientos de soporte con agujeros de fijación y los dejaron durante 120 horas.

El rodamiento metálico empezó a corroerse tras pocas horas

El resultado del test fue muy evidente. Al cabo de pocas horas, el rodamiento metálico empezó a mostrar los efectos de la corrosión. Al finalizar el test, también se observaron restos de oxidación en todas las partes del soporte. En cambio, el rodamiento de plástico permaneció intacto incluso después de 120 horas de contacto continuo con agua salada. Tampoco sufrió ningún cambió de color ni mostró rastros de óxido. Este factor es una gran ventaja, especialmente en aplicaciones de la industria alimentaria o médica o incluso en salas blancas, donde la oxidación supone un riesgo para la higiene. Los rodamientos plásticos de bolas xiros están compuestos de cuatro partes: el anillo externo, el anillo interno y la jaula, estos tres fabricados en plástico y por último las bolas del rodamiento que pueden estar fabricadas en acero inoxidable o vidrio. A diferencia de los metálicos, los rodamientos plásticos son resistentes al desgaste y permiten un funcionamiento muy silencioso e higiénico; todo esto sin necesidad de lubricación ni mantenimiento. Además, su vida útil puede calcularse online fácilmente. Otras ventajas son su resistencia a temperaturas desde -40 hasta +80 ºC, son no magnéticos y aislantes eléctricos. Comparado con rodamientos metálicos equivalentes son un 60% más ligeros y un 40% más económicos. También son compatibles con cargas medias y, gracias a su fiabilidad, hace muchos años que clientes de todo el mundo los consideran la mejor opción para cintas transportadoras, sistemas de etiquetado, tareas de manipulación, maquinaria de packaging y máquinas de llenado.

 

 

Miguel Medina

Project Manager en IGUS España

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *