El incremento del uso de materiales como aluminio y acero inoxidable en las industrias de automoción y electrodomésticos y los procesos cada vez más automatizados que demandan la industria 4.0 han hecho que cada etapa en el proceso de estampación cobre una especial importancia para que se puedan lograr los objetivos de calidad y productividad.