Tendencias en articulación industrial: aplicaciones con bisagras de aluminio

El aluminio es más liviano que otros metales, pero puede ser impresionantemente fuerte. Adicionalmente cuando se mezcla con elementos de aleación, el factor de resistencia se puede mejorar a niveles comparables al acero.

Sin embargo, la gran ventaja de las bisagras hechas de aluminio consiste en que tendrán aproximadamente un tercio del peso de las fabricadas con acero , lo que explica por qué se utilizan las bisagras de aluminio en los aviones para aligerar la carga. De hecho, más del 75% del peso libre de carga de un avión está compuesto de aluminio.  Las bisagras de aluminio también se utilizan en barcos y otros buques de navegación marítima, en las industrias de automóviles, y progresivamente se están introduciendo con fuerza en todos los medios transporte, como material ferroviario, como medida para mejorar la eficiencia energética.

La tendencia actual a aligerar el componente peso en cualquier tipo de maquinaria o infraestructura, tanto en términos de ahorro de costes de transporte, como de eficiencia energética posterior en el caso de material de transporte, esta provocando una mayor demanda y disponibilidad de diseños de bisagras en aluminio para las más diversas aplicaciones. Las bisagras en aluminio se aplican desde objetos pequeños, hasta grandes infraestructuras como autopistas o viaductos, por ejemplo, en base a su capacidad eliminar la transferencia de tensiones de flexión que pueden ocurrir durante un terremoto.

Por otro lado, las bisagras en aluminio permiten también importantes mejoras estéticas, por ejemplo, gracias a que el perfil de aluminio permite un pequeño diámetro de pin, y a la belleza de los acabados anodizado. Este bonito diseño se puede utilizar en muchas aplicaciones como: equipos médicos, electrónicos, aplicaciones de la industria alimentaria, etc.

Todo ello además combinado con el valor añadido de diferentes funciones adicionales que pueden incorporarse a la articulación, como muelle para abrir o cerrar, fricción, amortiguación, etc.

En resumen, la utilización industrial de bisagras fabricadas en aluminio representa toda una serie de ventajas y mejoras, que pueden resumirse en: Material ligero (3 veces más ligero que el acero), Buen rendimiento mecánico, Buena durabilidad, Buena resistencia a la corrosión, Adecuado para su aplicación en la industria en general y muy especialmente en medios de transporte (aeronáutica, automoción y transporte, sector ferroviario, etc.), Robustez, Sin mantenimiento costoso, y Diseño elegante.

Sergio Antoli

Gerente Fixor

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *