A pesar de las ventajas que tanto para empresas como para usuarios trae consigo la aplicación de la Inteligencia Artificial (IA) en la oficina, la fábrica, el vehículo o el hogar, un alto porcentaje de líderes empresariales y consumidores temen las consecuencias a futuro de los algoritmos inteligentes. Son las conclusiones que se extraen de