El avance de la tecnología en las últimas décadas está forzando de manera incontestable a gran parte de la industria del metal a renovarse y a explorar alternativas para mejorar sus costes de producción y acelerar sus procesos de fabricación. En este camino, nos encontramos con la complicada tarea de diseñar, valorar, escoger y adquirir